• 17 de Setiembre, 2019

El verdadero servidor: ¿qué siervo eres tú?

Un gran despertar espiritual se vive en Trujillo. El Rev. Humberto Henao, Oficial Internacional del MMM Inc., expuso el mensaje ?Siete tipos de siervos?. Con un mensaje a los líderes y creyentes de la iglesia, culmina el tercer servicio de Convención en la bella ciudad norteña.

Dios nos dice que somos la sal de la tierra; por lo tanto, nuestra vida y nuestro testimonio deben ser como la sal. Esta palabra en nosotros se refiere a la influencia de los l?deres cristianos para impedir la maldad, cicatrizar las heridas del coraz?n y para preservar al mundo de la corrupci?n espiritual. Tal como lo dice la Biblia, fuimos creados para ejercer la administraci?n de la creaci?n en la Tierra. Somos sal cuando neutralizamos la corrupci?n en el mundo (a causa del pecado), predicando el Evangelio de Jesucristo. Es importante que nuestras palabras vayan acompa?adas de un buen testimonio que confirme lo que se dice y hace. Ahora, como l?deres cristianos influyentes en el mundo, es indispensable vivir bajo la sujeci?n de la Biblia, someterse y acatar las directrices del Dios Omnipotente. No estamos llamados a vanagloriarnos de los cargos ni de las posiciones, ellas son temporales. Observemos a los hombres de Dios en la Biblia, hombres que inspiran con su lealtad y voluntad; ejemplos de una vida de servidor. En el libro de Reyes, cap?tulo 5, se nos habla sobre una criada. No conocemos el nombre de la ni?a ni mucho acerca de ella, pero sus breves palabras trajeron sanidad y fe en Dios a un poderoso capit?n sirio. Dios la hab?a colocado all? con un prop?sito, y ella fue fiel. ?D?nde lo ha puesto Dios a usted? No importa cu?n humilde o peque?a sea su posici?n, Dios puede utilizarlo para difundir su Palabra. Busque las oportunidades para decirle a otro lo que Dios puede hacer. Mantenga su humildad y al?jese del pecado, que sea Dios quien obre en su vida. Luchemos contra los impulsos de nuestra humana naturaleza. Con un mensaje al pueblo de Dios, culmina el tercer servicio de convenci?n. ?El Se?or de misericordia est? libertando corazones!

deja tu comentario